Anorexia

PDFImprimirE-mail


Una dieta correcta permite alcanzar y mantener un peso adecuado para cualquier individuo. Cuando la persona, aún teniendo un peso saludable, siente que tiene un sobrepeso y convierte en algo habitual conductas como pesarse, medirse diferentes partes del cuerpo, contar las calorías que se consumen, preparar alimentos para los demás o reprimir la sensación de hambre, entonces es probable que se esté desarrollando el trastorno de la conducta alimentario llamado anorexia.

La anorexia tiene su origen en diversos factores, uno de los el contexto social, por lo que no es un problema orgánico (es decir, no es como una gripe que se puede contagiar).

Cuando alguien padece anorexia, los pocos alimentos que consume tienen por característica ser “ligeros”; ya sean verduras o algunas frutas, así como muchos líquidos. Pueden llegar a usar medicamentos o productos para reducir más rápidamente de peso, como laxantes o diuréticos e inclusive vomitar el alimento.

Otras conductas características de este trastorno son: cortar el alimento en trozos pequeños, evitar sentarse en la mesa con otras personas para comer, realizar ejercicio de manera exagerada y usar ropa holgada. Es importante aclarar que la persona que padece anorexia sí tiene la sensación de hambre, sólo que busca reprimirla de cualquier forma que pueda.

Si estas conductas se prolongan, comienzan a surgir carencias de proteínas, grasas, vitaminas y minerales, lo que tiene como efecto la disminución en la capacidad de actividades físicas y mentales, que en casos extremos, puede ser irreversible.

En la anorexia, la percepción del cuerpo está distorsionada, por lo que al verse en el espejo no se observan tal y como son, sino que tienen la imagen de que son personas obesas, por lo que mantienen estas conductas para bajar de peso.

Estas son las consecuencias que pueden llegar a causar la anorexia en una persona:

  • Bajo peso corporal
  • Resequedad de la piel y deshidratación
  • Dolores de estómago y estreñimiento
  • Cansancio y malhumor constantes
  • Frío durante todo el día
  • Anemia
  • En el caso de las mujeres, ausencia del ciclo menstrual
  • En etapas avanzadas, puede llegar a causar problemas cardiacos y la muerte