Bulimia

PDFImprimirE-mail


La forma en la que las personas se alimentan varía de unos a otros. Algunas conductas son correctas, pero existen otras como pasar largos periodos sin probar alimento, atracones (consumir en un tiempo corto una cantidad de alimento muy superior a la normal) y purgas (eliminación del exceso de alimento consumido a través de la provocación del vómito o el uso de laxantes o diuréticos) que son características del trastorno de la conducta alimentaria llamado bulimia.

Los alimentos que se consumen durante los atracones pueden variar de persona a persona, pero usualmente consisten en alimentos de alto contenido calórico (helados, pasteles, chocolates, etc.) o ricos en grasas (carnes, alimentos fritos como quesadillas o gorditas, etc.)

Posterior al atracón se presenta sensación de culpa, por lo que para aliviarla, recurren a la purga para eliminar el alimento, con lo que consiguen sentirse aliviados momentáneamente. Esto se repite y se mantiene, con momentos en los que la persona puede alimentarse correctamente, pero esto es temporal y termina regresando a este ciclo.


Si estas conductas se prolongan, comienzan a surgir carencias de proteínas, grasas, vitaminas y minerales, lo que tiene como efecto la disminución en la capacidad de realizar actividades físicas y mentales, que en casos extremos, puede ser irreversible.

Es importante mencionar que no es fácil notar si una persona padece bulimia, ya que los atracones y las purgas los hacen a solas y a escondidas. Si se sospecha que alguna persona cercana la padece, entonces será conveniente platicar con la persona, no regañarla ni reprenderla, sino brindarle afecto y comprensión, así como orientarla a que busque ayuda profesional.


Consecuencias que puede llegar a causar la bulimia en una persona debido a los vómitos provocados:

  • Deshidratación y debilidad
  • Mal aliento, aparecen más caries y se puede dar la pérdida de dientes
  • Constante dolor en la garganta hasta la boca del estómago, por lo que es molesto hasta tragar saliva
  • Problemas de digestión

Por uso de diuréticos y laxantes:

  • Disminución de los reflejos
  • El corazón no late adecuadamente
  • Constante sensación de sed
  • La luz resulta molesta
  • Cólicos (dolores en el abdomen) y calambres
  • No se absorben adecuadamente nutrimentos muy importantes para el organismo